Inyección piezoeléctrica

La tecnología de inyección piezoeléctrica emplea material piezoeléctrico como componente activo clave dentro del cabezal de inyección. El material piezoeléctrico presenta un fenómeno llamado efecto piezo – es decir, cuando se aplica fuerza a determinados materiales (naturales), se produce una carga (electricidad). Otro efecto –el efecto piezo inverso– ocurre cuando se aplica electricidad al material; en este caso el material se deforma (es decir, se mueve). Los cabezales piezoeléctricos incorporan PZT, que es un material piezoeléctrico de fabricación polarizada. Todos los cabezales piezo funcionan de la misma forma. El material se deforma con el fin de disparar una gota de tinta.

Inyección de tinta

El cabezal forma parte de un sistema de impresión que comprende inyectores para la inyección de tinta. Los cabezales piezoeléctricos están fabricados con un componente activo llamado 'activador', una serie de tubos y canales colectivos que se conocen como la 'trayectoria del fluido' y algunos componentes electrónicos que controlan los canales individuales. El activador contiene una serie de paredes paralelas, hechas de PZT, que constituyen los canales. En los cabezales con la tecnología integrada de Xaar, la corriente eléctrica se aplica a las paredes de los canales de tinta y como consecuencia se mueven las paredes. El movimiento de las paredes de los canales crea ondas de presión acústica que a su vez expulsan la tinta de los inyectores al final o a cada lado de los canales.